27.3.09

Qué es el tai chi chuan y cómo ayuda a relajarnos?

Vuelvo a lo básico en este artículo para responder la pregunta que me hacen cada vez que cuento a qué me dedico. Qué es el tai chi chuan? 

El tai chi chuan es un arte marcial de origen chino que utiliza la energía interna del cuerpo para el combate. Cómo es entonces que, siendo un arte marcial, puede relajar y sanar el cuerpo? Esta es la segunda pregunta que surge cuando me observan y descubren que no tengo músculos muy desarrollados ni tampoco un gran estatura (parezco fácil de vencer!). Es que el tai chi se practica lentamente, buscando fluidez en los movimientos y poniendo toda la concentración dentro del cuerpo, con el principio de que la misma energía que movilizo para atacar, puede servir para sanar el cuerpo

A partir de la teoría de la Medicina Tradicional China que habla de la energía vital del cuerpo (Qi) que circula por los meridianos nutriendo los órganos y equilibrando nuestras emociones, el tai chi chuan basa sus aplicaciones marcial y terapéutica en tomar conciencia de esta energía y movilizarla con la propia intención de la mente. Es debido a este concepto que los practicantes no tenemos gran desarrollo muscular per se, ya que idea es usar la energía, y no la fuerza, para vencer al adversario. 

Para llegar a sentir la energía que circula por el cuerpo primero es necesario sentir el cuerpo mismo, cada parte y cada extremo del mismo. Luego nos conectamos con la respiración, que es una herramienta clave para aprender a movilizar la energía y buscamos regularla y concentrarla en el abdomen (punto energético clave en el tai chi chuan). A través de diversos ejercicios específicos de la práctica, logramos con el tiempo sentir la circulación energética que se da en cada movimiento. 

Aprendo cada movimiento desde sus dos facetas (marcial y terapéutica) ya que debo conocer el inicio y el destino de la circulación energética y su propósito. Será de acuerdo a los intereses de cada practicante, desarrollar alguna faceta con mayor profundidad. Si comprendo a donde debo dirigir el golpe, puedo concentrarme en mover la energía para tal fin. Si soy conciente de qué debo sanar en mi cuerpo puedo realizar un movimiento con tal objetivo y la energía que movilizo servirá para desbloquear los estancamientos que encuentre en el camino. 

Los bloqueos y tensiones que surgen en los canales energéticos devienen principalmente de excesos emocionales que causan que la energía no se mueva. La energía debe estar siempre circulando, cuando se estanca causa dolores, tensiones y a largo plazo, enfermedades. A través del tai chi logramos mantener la energía en movimiento. Los movimientos permiten, lentamente, liberarnos de los excesos emocionales que nos enferman y ver la vida desde otro lugar. Para mover la energía solamente utilizamos nuestra intención, que es la voluntad de hacer algo para logra un fin. Nuestro fin será sanar (o atacar en el caso marcial).

Una vez que nos hemos liberado de las emociones, de las tensiones y los bloqueos descubrimos que nuestro cuerpo es más liviano y que la intención de relajarlo es más potente, ya que no encuentra barreras. El mismo movimiento que va limpiando, va relajando el cuerpo. Pero la relajación no es una relajación despatarrada, no me suelto como una bolsa de papas. (Me sucede en las clases que cuando digo “relajamos” la gente suelta los brazos desganados dejando ir toda la energía que se junto en cada movimiento). La relajación es conciente y por ello más profunda, ya que me siento conectado con cada parte de  mi cuerpo y entonces siento cada músculo tenso y lo relajo, cada articulación tensa y la relajo, cada pensamiento en mi mente y lo dejo pasar. Estoy presente en mi cuerpo sintiendo mis pies en la tierra y mi cabeza en el cielo, no dejo que mi mente me lleve a otro lugar. 

La relajación que brinda el tai chi chuan es interna como todo el trabajo que se realiza en esta disciplina. El proceso nos permite liberar tensiones, sentir el cuerpo y la respiración, movilizar la energía y sanarnos internamente. Tomamos conciencia, a través de la misma, de nuestras propias necesidades y del camino que debemos recorrer para satisfacerlas.

 

Tai Chi del Parque – Córdoba, Argentina – Instructora Marcela Thesz