22.8.16

Quemar nuestras las semillas

Las impresiones del pasado, placenteras o dolorosas, son semillas de la percepción del presente-futuro. El pasado es un segundo atrás y el futuro, el segundo que sigue ahora.

Las semillas se convierten en brotes y luego en grandes ramas que nos impiden alcanzar la luz. Estamos atrapados en ellas. Nos condicionan.

Las semillas están en nuestra mente, en nuestras memorias, en nuestras emociones y sensaciones. Son semillas sanas o insanas, no importa su sentido, todas crecen y nos distancias de nuestro verdadero propósito: ser, en la amplitud de la realidad tal cual es.

La práctica espiritual que nos ayuda a “quemar las semillas” para que ya no florezcan una y otra vez consta de tres partes:

La práctica con el cuerpo (a través de chi kung, el yoga u otra disciplina somática) para abrir los espacios estancados donde están almacenadas, como energía, tales semillas. Esto traerá alivio físico y emocional, liberando el cuerpo y ampliando su capacidad expresiva.

• La práctica de la quietud, en meditación y escucha atenta a uno mismo. Una meditación que abandona la búsqueda de estados alterados de consciencia, perfecciones, técnicas y métodos y se focaliza en crear un espacio abierto donde tales semillas puedan surgir y ser liberadas. Esto significa abrir nuestro centro emocional y sentir aquello que está allí.

• La práctica de auto-indagación, sin juicios pero de manera crítica-compasiva hacia uno mismo. Implica una inspección cuidadosa de aquello que aparece en el cuerpo y en la mente para corroborar que uno no se encuentra en estado de negación o de apego a las dichas semillas.

Para tales prácticas es recomendable contar un ayuda / guía, una persona con vocación de acompañar que funcione objetiva y desidentificadamente de reflejo, ya que sin un reflejo en el cual observar, la práctica espiritual suele estancarse o desviarse de manera egoica.

La mayor oportunidad que poseemos se encuentra en el momento presente. Si estamos lo suficientemente atentos podemos captar estas semillas en el aquí y ahora, verlas surgir y florecer, desapegarnos de estas, observarlas a cierta distancia y permitirles que desaparezcan sin mas.



Teoría de las Samskaras – El poder sutil de las impresiones

11.7.16

Emproblemarse

Foto: Mario Nevado – Aegis Strife

No tienes tantos problemas como crees.

A la mente le gusta “emproblemarse” para mantenerse ocupada y al ego le gusta también, para destacarse y tener algo con lo que competir.

El mayor problema que tenemos todos es el de no poder estar en la mente tranquila y con un ego domado.