Nos estamos reorganizando… por ello verán menos publicaciones y menos actividades. En los inicios de 2015 retomaremos con novedades! Gracias.

17.12.14

Palabras de cierre de año

Ojala que en 2015 nuestra motivación sea mas altruista. En el budismo hay un concepto llamado “bodhicitta”. Se refiere a poder llegar a beneficiar a los otros con las propias acciones. Bodhicitta plantea que no es suficiente alcanzar un estado de comodidad, de cualquier tipo, y ahí aquedarse, sino que es necesario ir mas allá, y quienes estamos mas cómodos ayudar a los que no lo están. Esa motivación altruista es un motor importante en mi vida: para mi no alcanza con que yo sola esté bien.



Otros dos conceptos que van unidos a bodhicitta son ética y generosidad.
Ética desde el sentido de poder darnos cuenta cuando nuestras acciones (de palabra, pensamiento, omisión, etc.) generan sufrimiento en otros. No significa ser “siempre bueno” sino tomar consciencia y hacer un pequeño esfuerzo por no dañar. Muchas veces causamos daño por negligencia y vagancia. Ética significa no negligencia, no indulgencia.

Generosidad desde el compromiso de compartir, de dejar el egoísmo. Si tomamos atención en todo lo que cada uno de nosotros tiene, nos daríamos cuenta de lo mucho que tenemos para dar. No solo bienes físicos, donaciones, dinero, sino amor, compañía, sabiduría, practica, silencio, escucha. Tenemos realmente mucho, estamos llenos de abundancia, la hagamos circular.

Por último quiero repetir 2 conceptos que vimos muchas veces este año:

La mente guía la energía. Sean responsables con sus pensamientos. La práctica de observar las mentes (la propia, la social, la familiar) es lo que nos permite darnos cuenta de que es lo que en realidad estamos haciendo.

Solo podemos tomar energía de los sistemas  a los que pertenecemos. Si no queremos estar, tenemos una discusión mental, generamos mucha interferencia y nos desgastamos. Allí donde estén, vean que lo real es que ya están ahí, la única opción es pertenecer. Así la energía fluye y nos nutre.

Gracias a todos por compartir este año. Felicidades!


22.11.14

Práctica de la no-preferencia

Por Darlene Cohen en Tricycle (traducción).

Cuando el dolor es un objeto mas entre la amplitud de nuestra atención, pierde su poder.


“El dolor es inevitable. El sufrimiento es opcional.”

“Nada de lo que aprendí en el Zen, a través de la práctica y los innumerables retiros a los que asistí, me preparó para lidiar con la artritis reumatoide que desarrollé en el 7mo año de práctica. Superada por el poder del dolor, poco pude hacer mas que rendirme a la fisicalidad de mi existencia. No había elegido explorar la consciencia a un nivel tan visceral pero, una vez forzada a ello, descubrí que había otras experiencias allí para ser observadas.

Si en algún momento fui consciente de, por decir, 10 aspectos distintos del momento presente (como el ruido del aire acondicionado, el pensamiento sobre lavar la ropa, los anteojos deslizándose por mi nariz) el dolor era 1 entre esos 10 objetos de atención. Pero, si en algún momento pudiera estar atenta a, digamos, 100+ aspectos del momento presente (no solo las 10 anteriores sino aspectos mas sutiles como la sombra de la lámpara, el roce de mi pelo en la oreja, el tironeo de mi ropa sobre la piel) entonces el dolor seria 1 entre cientos de objetos de atención, y sería un dolor con el que yo podría vivir.

Cómo se logra el desarrollo de esta apreciación de las cosas tal cual son, especialmente cuando uno se encuentra enfermo y dolorido? Debemos tratar el dolor con delicadeza, respetuosamente, no resistiéndolo sino viviéndolo. Y cuando lo resistimos, debemos tratarlo con respeto también. El entrenamiento en meditación zen ha resultado una gran ayuda. Simplemente focalizo la atención en la experiencia inmediata: las sensaciones del cuerpo, las impresiones que generan, el fluir de mi consciencia. Como en toda práctica zen, no hay objetivo ni ganancia. Solo el implacable presente. Y es solo en el presente en el que podemos cultivar la estabilidad mental necesaria para practicar la no-preferencia por las condiciones de nuestra vida.

Si tomamos esa actitud, el dolor no comanda nuestra vida. Podemos comenzar por vivir con el sufrimiento de manera tal que las frustraciones y las desilusiones sean solo una parte de la vida. Para desarrollar esta actitud debemos cultivar cualidades que nos permitan estar presentes en la totalidad de nuestra vida, no solo en los momentos que preferimos estar. Tenemos la tendencia a no ver las epifanías cotidianas, esperando el “Gran Suceso”. Lo que el cultivo de la atención al momento presente introduce es espacios, espacios entre pensamientos y actividades, que nos permiten vivir con satisfacción en medio de la miseria.

Tal como un Buda de arcilla no puede ir por el agua, ni un Buda de madera puede ir a través del fuego, una práctica cuyo único objetivo es la sanación no permanece. Debemos penetrar en el dolor tan profundamente de tal manera que enfermedad o salud ya no sean una distinción, y así vivir la vida. Hay que renunciar una y otra vez a la búsqueda de alivio del dolor y de sanación, y soltar el deseo constante de estar bien. Si no, volver a estar bien se convierte en un obstáculo mas, como cualquier otra expectativa de logro.

Afortunadamente para la propia libertad última, la enfermedad recurrente es como un villano pisando nuestros dedos cuando nos aferramos desesperadamente a nuestros cuerpos sanos y funcionales. Sanarse a uno mismo es como vivir la vida. No es una preparación para nada mas, ni tampoco un camino hacia una situación llamada “bienestar”. Es el propio ser, tiene su propio valor. Es cada cosa tal cual es.”





10.11.14

Fin de ciclo 2014

 
Ya estamos finalizando el año. Un año con muchas actividades, clases y experiencias. Los cursos han finalizado y los grupos están cerrándose.

En el Parque Kempes continuamos hasta el 13/12. Esa clase sigue abierta a todos los interesados, con o sin experiencia en la práctica. No dejes para el año próximo lo que puedes hacer hoy!