TODOS LOS SABADOS - 10HS. CLASES EN EL PARQUE KEMPES

tai chi – chi kung y meditación al aire libre

CORDOBA, ARGENTINA

11.7.16

Emproblemarse

Foto: Mario Nevado – Aegis Strife

No tienes tantos problemas como crees.

A la mente le gusta “emproblemarse” para mantenerse ocupada y al ego le gusta también, para destacarse y tener algo con lo que competir.

El mayor problema que tenemos todos es el de no poder estar en la mente tranquila y con un ego domado.





 

29.6.16

Abatimiento

Últimamente muchos nos hemos sentidos abatidos por momentos.
Perdemos esa fuerza moral, esa energía y ánimo con el que habitualmente avanzamos con confianza.

Los tiempos son duros, mucha limpieza, mucha luz que trae verdad y entonces nos muestra la inconmensurable carencia que hay aquí y ahora y el extremado egoísmo humano.

Tantas cosas de golpe no pueden mas que generarnos abatimiento.

A nivel físico es un agotamiento en los hombros, la nuca y el pecho que se hunde por la tristeza, el hastío y el cansancio.

Hay que dejar que el cuerpo exprese esas sensaciones, sino quedarán bloqueadas en nuestro interior.

No somos invencibles, ni incansables, ni eternamente fuertes.  Somos humanos y a veces nos cansamos, nos hartamos y nos retiramos de la batalla.

Una vez expresada y fluidificada esa emoción, regresamos a la luz, al amor, a la confianza que nos une y nos mueve. Renovamos la fe.

Ver la sombra e incluirla implica estar con estos límites humanos y estas sensaciones no tan agradables. También esto somos.

Con amor y luz ♡


Foto: Guerrero descansando - by Martin Pascal

“Hasta el mejor guerrero descansa por las noches.”

11.6.16

Déjate ver

Quédate quieto.
Descansa en tu cuerpo y establece tu presencia en el momento presente.
El momento presente es basto, amplio. Tu presencia puede serlo también, a través de tu cuerpo.

Sé parte… anímate y sé parte del momento. Comprométete con estar ahí.

Cuando sientas tu presencia rebosante en tu cuerpo, da un paso más: déjate ver.
Déjate ver, no te escondas. Además de estar ahí, muéstrate.

No hagas absolutamente nada. Solo muéstrate para que el momento te vea.
Y la que la totalidad del universo se entere de ti.

No pasas desapercibido. Te entregas y el universo se entrega a ti.
Lo tienes todo.