TODOS LOS SABADOS - 10HS. CLASES EN EL PARQUE KEMPES

tai chi – chi kung y meditación al aire libre

Salvo lluvia y fines de semana largos - Costo: $50 por clase

CORDOBA, ARGENTINA

18.3.15

Un solo trazo del pincel

A partir del video anterior, recordé este hermoso texto el maestro Lam Kam Chuen…

El pincel mas grande del mundo.

“Cuando los grandes calígrafos chinos escribían aun los más intricados caracteres, mojaban el pincel en la tinta y realizaban todo el trazo en un único y continuo movimiento para completar el símbolo.

Cuando los grandes maestros practican tai chi chuan, ejecutan un solo movimiento. Comienzan en perfecta quietud, se mueven una vez y vuelven a la quietud inicial. Eso es lo que hay que aprender como estudiante de tai chi chuan. Cada uno de los movimientos aprendidos debe convertirse en una parte de un largo, único y fluido movimiento.

Este único movimiento no será simplemente una composición de brazos y luego piernas. Todo el cuerpo debe aprender a moverse como un todo. A medida que se progresa en la práctica el cuerpo y la mente se moverán en conjunto.

Habiendo aprendido los movimientos singulares de una Forma, el siguiente paso es conectarlos uno tras otro. En el desarrollo de la práctica será necesario prestar atención a las distintas partes del cuerpo que estén en movimiento, desde los ojos hasta los pies. Habrá que aprender a realizar esto de una manera relajada y armonizando la respiración con los movimientos. Esto es esencial para completar la conexión a través del cuerpo.

Aunque siempre es importante contar con el consejo de un profesor, algunas cosas se pueden aprender a través de la práctica personal. Tomar consciencia de lo que se está practicando en cada momento. No caer en la tentación de apurarse: si se intenta aprender mucho en poco tiempo será como inundar un campo recién sembrado. Simplemente hay que tratar de entender un punto por vez, con gran dedicación en ese punto para luego usarlo para iluminar lo que ya ha sido aprendido hasta ese momento.”

Extraído del libro “Step by step Tai Chi” del maestro Lam Kam Chuen.
Publicado originalmente en el blog en 2008. 



3.3.15

Repetición


La práctica del chi kung y del tai chi chuan se basa en la repetición, sea del movimiento o de la Forma. No basta una sola vez para lograr el efecto que busca la práctica – el de desbloquear meridianos y armonizar la energía. Para que eso suceda se necesaria la repetición del movimiento, realizarlo una y otra vez.

En cada repetición se logra un poquito. Este poquito siempre es distinta cantidad, por así decirlo, ya que cada vez tenemos distinta concentración, distinta respiración, factores que influyen sobre el movimiento. Pero el efecto es acumulativo, los poquitos de cada repetición se van sumando y en un momento se logra el objetivo.

Esta forma de practicar genera en muchos principiantes aburrimiento y tedio. No comprenden esta idea de repetir. Acostumbrados a mantener la mente en estado de novedad y adrenalina constante, hacer lo mismo tan solo dos veces parece ridículo. Porque habría de hacer lo mismo? Repetir requiere dedicación, concentración, perseverancia, mucho mas esfuerzo que no repetir y hacer distinto todo el tiempo.

El aburrimiento es un punto  clave en la práctica y en la consecución de repeticiones. La mente se aburre, tanto para principiantes como avanzados. Si nos dejamos llevar por la queja interna del aburrimiento, todo lo que hemos acumulado se cae, el trabajo realizado se desperdicia. Pero, si traspasamos a la mente aburrida y continuamos repitiendo, practicando, nos damos cuenta de lo que hay mas allá de la mente, de las ideas, del movimiento regulado por el pensamiento: hay un movimiento que surge solo, que mueve el cuerpo y que trasciende lo físico conocido.

Además, cuando la mente deja de juzgar y de decir “estás haciendo lo mismo otra vez” empezamos a notar que no es así, que cada repetición es diferente, es un movimiento nuevo. Así la práctica de repetición se torna espiralada, pasando una y otra vez por el mismo lugar pero mas amplio y mas fluido, con una armonía geométrica que lleva también al equilibrio interno.

Repetir es mas simple, y a la vez mas difícil. Es ir a lo conocido para redescubrirlo, con constancia y compromiso, sin tomar la primera oportunidad de novedad que aparece. Quedarse y practicar.