TODOS LOS SABADOS - 10HS. CLASES EN EL PARQUE KEMPES

tai chi – chi kung y meditación al aire libre

CORDOBA, ARGENTINA

17.5.16

Ser necesitado

"Tenemos tantas necesidades en la vida… pero al final del día, lo único que necesitamos es ser necesitados.”




Constantemente espero el mensaje que me confirme que soy necesitado, es decir que alguien me necesita en este momento, sea para responder una simple pregunta, sea para contener a un amigo o para acompañar en un momento de dolor.

Ser necesitado es una especie de adicción. Que todo el tiempo otros estén requiriendo algo de mí le da sentido a mi existencia y ocupaciones a mi tiempo. Quiero ser necesitado, quiero que me necesiten. Todos queremos eso.

Si nadie necesitara de mí, si nadie requiriera nada de mí, pues… ¿qué haría yo con mi tiempo? ¿y con mi vida? ¿cuál sería mi valor? Tal vez si nadie necesitara nada de mí yo podría hacer simplemente lo que deseo, en vez de hacer lo que debo, para cumplir con mi rol de necesidad para con otros.

La co-dependencia es un juego peligroso. Ambas partes entran en el acostumbramiento y en el no-esfuerzo. El que necesita bien puede aprender, en algunos casos, a solucionar sus necesidades por sí mismo. Pero obviamente yo no voy a alentar eso, ya que, vuelvo a decir, ¿qué haría entonces?

Desprenderse de los vínculos de co-dependencia con nuestros amigos y familiares conlleva un cierto trabajo: el de poner límites, el de aprender a decir que no, el de priorizarse uno. Y sobre todo el trabajo de encontrarse con uno mismo en ese momento en el que nadie te pide nada, nadie te necesita y allí, justo allí, ir en busca del sentido de tu existencia.

En esos escasos momentos en los que nadie se acuerda de ti, eres libre, puedes hacer lo que quieras, no tienes que responder nada a nadie más que a ti mismo. Desapareces en el mundo, te pierdes en la totalidad, te fundes siendo esa nada.

¿Puedes con eso? La libertad es vasta pero peligrosa para el Ego.

2.5.16

Compromiso con la práctica

Hay una diferencia entre tomar una práctica con compromiso o tomarla como un pasatiempo.
Un pasatiempo es aquello que haces cuando tienes tiempo libre y buscas entretenerte, desconectarte, incluso evadirte. Si vienes a la práctica como si fuera un pasatiempo, te dará solo eso: entretenimiento y desconexión por unos momentos. Nada cambiará luego de la clase.

Si practicas con compromiso, con continuidad y perseverancia, cualquiera sea la disciplina que hagas: meditación, taichi, yoga, danza, caminar… la práctica te dará mucho mas que un momento pasajero de placer.
Para que la práctica sea comprometida debe estar bastante arriba en tu lista de prioridades. Debe ser lo que eliges y no lo que dejas para cuando se pueda.

Muchas de las elecciones que realizamos en nuestro día a día tienen fundamentos relacionados al dinero, al tiempo y a la continua búsqueda de placer, evitando todo lo que involucre un riesgo de sufrimiento o cambio. En ese sentido, cualquier práctica que te implique un compromiso de dinero, tiempo y te lleve al “riesgo” de cambiar, inconscientemente pasará a los últimos puestos de tu lista de prioridades.


Salir de la zona de confort
¿Por qué quisiéramos abandonar la comodidad en la que estamos?
Porque no es real. Es incompleta  y de naturaleza impermanente como todas las cosas.

La práctica comprometida no cambiará nada en ti que no desees activamente cambiar. Sí te mostrará un montón de cosas que están allí pero que no ves: los dolores en tu cuerpo, la rigidez,  tu falta de equilibrio, la inquietud de tu mente, tu incapacidad de estar quieto, la falta de coordinación. Algunos de esos factores los verás reflejados en tu vida cotidiana y será doloroso descubrirte de una manera que no sabías que eras.

Entonces la práctica no es cómoda, para nada. Pero es real. Te hace real.


El grupo sostiene al grupo
Cuando te comprometes con tu práctica, no solo asistes a clase, sino que también colaboras energéticamente con el grupo. Al estar presente a través de tu compromiso interno, eres parte de algo mayor: esa energía grupal que todos notamos en la clase y de la que disfrutamos cuando es armónica.

Aquellos prácticamente con mas experiencia aportan, a través de compromiso, una energía que permite a los mas nuevos tomar los conocimientos mas fácilmente. Los practicantes menos experimentados aportan la posibilidad de reiniciar continuamente, cada vez viendo nuevas perspectivas y capas de la experiencia de la práctica.

La presencia de todos tiene valor.


Querer estar
Presencia versus sensación de huida. Queremos huir de lo que es amenazante. La mente percibe como amenaza a todo aquello que le implique cambio, dolor, novedad, movimiento. Ciertamente en estos momentos de nuestra cotidianeidad hay mucho cambio y movimiento presente.

Entonces no queremos estar. Queremos salir, irnos. Sea donde sea que estamos, el deseo es estar en otro lado. Pero cuando conectamos con la sensación de incomodidad real, comprendemos que es interna y que no depende del espacio físico, del lugar o del momento.

La sensación de incomodidad que nos hace huir es la resistencia al cambio, es la incapacidad de abrirnos a la totalidad del momento presente, abrazando lo que sea que hay aquí y ahora. Y para ello, hay que querer estar en uno mismo. Es el primer paso para hacerse real.

15.4.16

El anhelo de tu Ser

Tu alma tiene un anhelo. Hasta que lo cumplas, todas tus acciones tendrán la raíz incorrecta.

Eso que sientes querer ser, en lo profundo de tu Ser, es lo que te mantiene vivo, andante… porque tienes la esperanza de algún día llegar a serlo. Es la raíz y posee mucha energía, es potencialidad infinita. Te lleva a hacer, a avanzar, a seguir caminando.

Todo lo que haces surge de ese anhelo. La incoherencia se presenta cuando no reconoces a ese anhelo, cuando lo niegas o cuando no eres completamente consciente de éste. Entonces lo que haces -lo que generas creativamente en tu vida- no se condice con el anhelo de tu ser, no te lleva a concretarlo. Pero usas la energía que este anhelo para hacer otras cosas: acciones con la raíz incorrecta.

Crees que esas acciones te darán la satisfacción, la plenitud que buscas. Pero esa plenitud solo surgirá al concretar el anhelo. Mientras tanto, vives con satisfacciones a medias sintiendo que siempre falta algo… y sigues haciendo por hacer.

¿La solución? Acciones que surjan de la energía del anhelo que te lleven a concretar tal anhelo. Para ello será necesario sincerarte, descifrar tu mensaje interno, permitírtelo y avanzar hacia aquello que quieres ser en verdad, accionar con la raíz correcta.

Cuando lleves a cabo el anhelo de tu alma, dejarás de hacer todo lo otro que hacías por hacer. Estarás tan completo, tan pleno, tan satisfecho que no hará falta mas nada. Descansarás en la plenitud de tu Ser de una manera absolutamente confiada… y serás brillante.