8.9.16

Práctica de movimiento consciente “Secuencia Humana”

Recalibración Energética Tercera Ola de Energía Sept. 2016


 

Los anclajes de luz y energía que venimos experimentando tienen que ver con la recodificación de nuestro ADN... La práctica con la energía / luz de esta manera va limpiando lo viejo y genera espacio para que lo nuevo surja.

Técnicamente se practica como detallo a continuación:
Son 3 ciclos respiratorios (inhalación – exhalación)

1er ciclo: Conectar Tierra y Cielo hacia el Corazón. Inhalar al elevar los brazos. Exhalar al descender la energía al Corazón.

2do ciclo: Expandir y manifestar la luz desde el Corazón a las manos, que son la expresión creativa de éste Inhalar al expandir. Formar con cada mano el mudra “shuni” (pulgar y dedo medio tocándose). Exhalar al descender con el coxis apoyando los mudras en el aire, alineados a la altura del centro del pecho.
En este momento, todo nuestro cuerpo físico y energético es irradiado por luz.

3er ciclo: Manifestar y anclar la energía a Tierra para su materialización y expansión a todos los seres. Inhalar desarmando el mudra y elevando unos centímetros sendas esferas de energía en cada mano. Exhalar descendiendo a Tierra.

Finalizar la secuencia alineando el cuerpo en el eje sacro-craneal, palmas enfrentadas apuntando a Tierra con los dedos medios. La secuencia se puede repetir varias veces. La última repetición se cierra en el Corazón.

La práctica periódica sirve para:
Mantener el cuerpo físico en armonía.
Metabolizar las nuevas energías mas fácilmente y sin efectos colaterales.
Depurar y regenerar el campo energético.
Anclar la luz y las frecuencias de la 5D en el cuerpo físico.
Recodificar el ADN.
Recalibrar el cuerpo en todos sus planos en función de los nuevos patrones y códigos energéticos.
Útil para todo momento de cambio energético en el futuro.


Si te interesa aprender esta práctica y/o recibir una recalibración energética, por favor contáctame:

Con amor y luz, en servicio para todos los seres.
 

22.8.16

Quemar nuestras las semillas

Las impresiones del pasado, placenteras o dolorosas, son semillas de la percepción del presente-futuro. El pasado es un segundo atrás y el futuro, el segundo que sigue ahora.

Las semillas se convierten en brotes y luego en grandes ramas que nos impiden alcanzar la luz. Estamos atrapados en ellas. Nos condicionan.

Las semillas están en nuestra mente, en nuestras memorias, en nuestras emociones y sensaciones. Son semillas sanas o insanas, no importa su sentido, todas crecen y nos distancias de nuestro verdadero propósito: ser, en la amplitud de la realidad tal cual es.

La práctica espiritual que nos ayuda a “quemar las semillas” para que ya no florezcan una y otra vez consta de tres partes:

La práctica con el cuerpo (a través de chi kung, el yoga u otra disciplina somática) para abrir los espacios estancados donde están almacenadas, como energía, tales semillas. Esto traerá alivio físico y emocional, liberando el cuerpo y ampliando su capacidad expresiva.

• La práctica de la quietud, en meditación y escucha atenta a uno mismo. Una meditación que abandona la búsqueda de estados alterados de consciencia, perfecciones, técnicas y métodos y se focaliza en crear un espacio abierto donde tales semillas puedan surgir y ser liberadas. Esto significa abrir nuestro centro emocional y sentir aquello que está allí.

• La práctica de auto-indagación, sin juicios pero de manera crítica-compasiva hacia uno mismo. Implica una inspección cuidadosa de aquello que aparece en el cuerpo y en la mente para corroborar que uno no se encuentra en estado de negación o de apego a las dichas semillas.

Para tales prácticas es recomendable contar un ayuda / guía, una persona con vocación de acompañar que funcione objetiva y desidentificadamente de reflejo, ya que sin un reflejo en el cual observar, la práctica espiritual suele estancarse o desviarse de manera egoica.

La mayor oportunidad que poseemos se encuentra en el momento presente. Si estamos lo suficientemente atentos podemos captar estas semillas en el aquí y ahora, verlas surgir y florecer, desapegarnos de estas, observarlas a cierta distancia y permitirles que desaparezcan sin mas.



Teoría de las Samskaras – El poder sutil de las impresiones